Ven, vive y vuela

Un recorrido en el que no necesitas alas para cruzar el cielo

En 1783 voló el primer globo aerostático tripulado, llevaba una oveja, un pato y un gallo.